29 de diciembre de 2010

El Yuso

Me parecía correcto empezar esta entrada con un poema de Antonio Machado, dedicado a este sabio dormido, a este ejemplar firme, al símbolo de Quintanilla del Agua, a la encina. El Yuso, es un encinar principalmente, que se extiende desde el final del término municipal de Quintanilla, hasta el principio del de Puentedura. Es un bosque mágico, en el que te adentras, y no pasa el tiempo; te olvidas del ajetreo de la civilización, de sus prisas, estrés, idas y venidas...
Quién sabe qué puedes encontrar en este bosque: animales ( un tímido jabalí, un escurridizo conejo, ¡o liebre!, un corzo (o Bambi, para los peques), algún árbol centenario, milenario...
Un bosque por explorar, todo un mundo para los sentidos. Caminos por recorrer, caminos por descubrir.


Esto es lo primero que se ve desde la entrada al Yuso desde Quintanilla.


Un magnífico ejemplar de encina. Quién sabe cuantos inviernos tiene en su corteza.

1 comentario:

José Luis Yáñez Ortega dijo...

Darío, sugerente ejemplar de encina que servirá para ilustrar algún "post" de mi blog. Aunque la encina haya pasado muchos inviernos seguro que ha corrido menos San Silvestres que nosostros. ¡Qué cara las plantas! Comen, crecen y se mueren sin moverse de sitio. Pero viviendo en el Yuso...¿para qué moverse?